Omitir navegación

Rompiendo barreras generacionales: TICs y los Adultos Mayores

Rompiendo barreras generacionales: TICs y los Adultos Mayores

En Octubre de 2012, los medios digitales reportaron el caso de Don Luis (pseudónimo, por motivos de privacidad), un ciudadano de 83 años con Alzheimer, que se extravió en las difíciles calles de una cabecera latinoamericana.  Al convertirse las horas en días sin saber el paradero de su familiar, los hijos y nietos de Don Luis iniciaron una búsqueda desesperada por encontrarlo, temiendo por su integridad física y bienestar...

Las tendencias demográficas de América Latina y el Caribe sugieren que casos como el de Don Luis se darán de forma cada vez más frecuente a medida que la población de la región envejece.   Aunque actualmente la proporción de adultos mayores en América Latina y el Caribe es menor  que en otras regiones del mundo, como Europa Oriental o algunos países asiáticos, es innegable que la estructura por edades de la población latinoamericana está cambiando.   Según datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), la proporción de la población de 60 años o más en la región pasará del 8% en 2000, a 14.1% en 2025 y a 22.6% en 2050.  Para el 2050 se estima que todos los países latinoamericanos y del Caribe tendrán una proporción de adultos mayores superior al 15%, y  cercanamente a un 25% o más en Barbados (33.3%), Cuba (35.4%), Uruguay (24.5%),  México (24.4%) y Brasil (24.3%).   Ante esta transición demográfica, los países de la región enfrentarán grandes desafíos en los aspectos sociales, económicos, culturales, políticos y éticos.

Una de las áreas donde esta transición generará un mayor impacto es en la salud.  Conforme aumenta la edad, aumenta también la demanda de servicios de salud y es por ello que los países están explorando nuevos canales y herramientas que les permitan entregar mejores servicios de prevención, cuidado y tratamiento a este segmento poblacional.   Es en este contexto que las tecnologías de información y comunicación (TIC) irrumpen en escena, ofreciendo una gama de servicios para mejorar el acceso a la salud y la calidad de vida de los adultos mayores, entre ellos: 

  • Teleasistencia. Servicio para personas que no requieren atención presencial permanente, disponible todo el tiempo para atender cualquier crisis o emergencia que la persona pueda tener
  • Seguimiento de pacientes. Lectura remota de los signos vitales del paciente de tal manera que si se presentan problemas se envía personal de atención y telefonía móvil para recordar la toma de medicamentos, la medición de la glucosa,el apoyo emocional, entre otros servicios
  • Servicios de información sanitaria. Recordatorio de citas y vacunaciones, campañas y otra información preventiva sanitaria
  • Servicios de geolocalización para personas que padecen de la enfermedad de Alzheimer y demencia senil
  • Uso de Wii y otros videojuegos como parte de la terapia en Alzheimer y otras demencias.

Aunque en menor escala que en países líderes en el tema, como España, existen ya varios ejemplos de intervenciones públicas y privadas en América Latina y el Caribe, particularmente en las relacionadas a telemedicina, es decir, la teleasistencia y el seguimiento de pacientes.  Los proyectos enfocados en mejorar la salud de los adultos mayores más allá de la atención clínica son mucho más escasos en la región por lo que representan una gran área de oportunidad.    

La experiencia de diversas organizaciones indica que para asegurar que los programas de esta naturaleza sean exitosos deben abordarse factores que limitan el acceso de las personas adultas mayores a las TIC.  Un estudio realizado por el Programa Sociedad de la Información y el Conocimiento (PROSIC) de la Universidad de Costa Rica en 2010 destacó las siguientes barreras:    

  • La mayoría de las personas de edad tienen niveles educativos y de ingreso significativamente menores al resto de la población, factores que se convierten en barreras al acceso a las TIC en esta población.  
  • El mercado meta de la nuevas tecnologías tienden a ser los jóvenes que viven en zonas urbanas, de ingreso alto y también con niveles educativos elevados- y por ende, los productos se diseñan basado en los gustos, preferencias y necesidades de este grupo.
  • Las TIC no han sido diseñadas para ser manipuladas por personas de edad.  Las limitaciones físico-motoras, visión o audición pueden impedir el uso satisfactorio de teléfonos o computadoras.  (uso de mouse, teclados diminutos)
  • A menudo, el entorno social puede ridiculizar cualquier esfuerzo o interés en las TIC que un adulto mayor manifieste.  
  • Las TIC a menudo genera temor, aprensión y en muchos casos es objeto de desdén por parte de los adultos mayores.  

Esta lista de barreras, que sin duda no es exhaustiva, evidencia claramente que el gran potencial de las TIC para elevar la salud de los adultos mayores está cercanamente ligada a factores sociales, económicos y culturales, cuyo abordaje efectivo repercute directamente en la calidad de vida de este segmento de ciudadanos.    Las intervenciones que buscan ampliar el nivel de acceso, conocimiento y auto-seguridad en el uso de las TIC entre adultos mayores son relativamente comunes en América Latina y el Caribe, al menos en comparación a los proyectos enfocados principalmente en  la salud.  En la medida en que la población latinoamericana y caribeña envejece,  el éxito de programas relacionados a TIC en salud estará vinculado fuertemente a su capacidad de establecer alianzas con este tipo de organizaciones, así como capacitar en el uso de las herramientas tecnológicas seleccionadas a los cuidadores de adultos mayores, aprovechando así la sinergia de un abordaje multidisciplinario.    De esta forma, las TIC podrán tener un impacto positivo en la vida de más ciudadanos mayores, incluyendo aquellos que padecen de enfermedades como el Alzheimer, como Don Luis.  De haber sido alcanzado oportunamente con intervenciones de TIC en salud, Don Luis podría haber estado utilizando un brazalete o zapatos con GPS incorporado, como hacen ya muchos adultos mayores en otros países, que al extraviarse le enviaría un mensaje a su celular con la dirección a su casa y una alerta a sus familiares con la ubicación exacta de su ser querido.  

Rompiendo las barreras generacionales, el potencial de las TIC para elevar la calidad de vida y bienestar de los adultos mayores es inmenso.    

 

Referencias:

Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) (2002). Los Adultos Mayores en América Latina y el Caribe: Datos e Indicadores. Edición Especial con Ocasión de la II Asamblea Mundial de Naciones Unidas sobre el Envejecimiento, Madrid 2002. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Santiago de Chile 

Chackiel, J. (2000) El envejecimiento de la población latinoamericana: ¿hacia una relación de dependencia favorable? Serie Población y Desarrollo, Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Santiago de Chile 

 Cuevas Cordero, F. (2012) Los Adultos Mayores Tienen Derecho a las TIC, Las TIC a la hora del café / Programa Sociedad de la Información y el Conocimiento (PROSIC), Universidad de Costa Rica, San José, Costa Rica

 Video web: Wii Terapia en Alzheimer y otras demencias. Accesado el 08 de diciembre de 2013 y disponible en http://en.esacproject.net/node/2909

Programa Sociedad de la Información y el Conocimiento-PROSIC, (2010),  Hacia la Sociedad de la Información y el Conocimiento en Costa Rica: Los Adultos Mayores y las TIC, Universidad de Costa Rica, San José, Costa Rica

Video web: TICS: Adultos mayores rompen sus temores.  Accesado el 08 de diciembre de 2013 y disponible en http://tvweb.sena.edu.co/video/?t=tics-adultos-mayores-rompen-sus-temores&v=1342